¿Qué es la ortodoncia infantil, interceptiva o funcional?

La ortodoncia infantil, interceptiva o funcional es el nombre que empleamos para referirnos a la ortodoncia infantil en edades tempranas.

Este tipo de ortodoncia pretende favorecer el correcto crecimiento y desarrollo del hueso maxilar y la mandíbula, evitando la posterior aparición de complicaciones y anomalías.

Muchas veces sólo vemos “los dientes mal colocados”; pero los dientes están alojados en el hueso maxilar y la mandíbula. Una discrepancia de crecimiento entre los huesos o un defecto de desarrollo de los mismos, es lo que en edades avanzadas puede complicar el tratamiento de ortodoncia (llevando incluso a tener que realizar extracciones de dientes definitivos). Por ello son tan importantes las revisiones a edades tempranas.

¿Buscas el mejor especialista en ortodoncia infantil en Madrid?

En clínica Dental Díez sólo utilizamos la mejor tecnología, técnicas totalmente innovadoras y la más alta calidad de productos y materiales sanitarios.

Solicita información sin compromiso llamándonos al 91 539 36 77.

O si lo prefieres te llamamos nosotros, ve a la sección de contacto y rellena el formulario con tus datos y te llamaremos lo antes posible.

¿Qué es importante saber sobre la ortodoncia infantil?

En las revisiones a edad temprana podemos detectar hábitos nocivos que influyen posteriormente en el desarrollo dental y facial. Entre estos hábitos podemos destacar:

  • Hábito de chuparse el dedo (más allá de los tres años), lo que provocará una deformación del paladar, con avance de los incisivos centrales superiores y una mordida abierta anterior.
  • Hábito de chupete o biberón prolongado, con similares consecuencias.
  • Respiración oral prolongada, en lugar de respiración nasal.
  • Deglución lingual (incorrecta colocación de la lengua al tragar).

La mejor edad para comenzar un tratamiento interceptivo es entre los 6 y 11 años, cuando aún podemos estimular o frenar el crecimiento óseo.

Comenzar un tratamiento interceptivo en el momento adecuado puede prevenir problemas severos de crecimiento anómalo de los huesos faciales, llegando incluso a evitar cirugías ortognáticas en edades adultas.